Juanma Díaz: "No se trata de demonizar Internet, sino de apostar por educar en el uso"

abril 01, 2017 | Publicado por: Paula Pérez Aranda



La llegada de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) al entorno de la educación ha desembocado en otras maneras de plantearse la enseñanza en los centros educativos. El caso de las matemáticas, una de las asignaturas clásicas y troncales por antonomasia en la formación de los jóvenes, refleja que estas pueden aplicarse a cualquier ámbito.

Es habitual que las Matemáticas, como materia instrumental en Educación Primaria y Secundaria, se impartan de una manera tradicional. Pese a ello, poco a poco las TIC se han abierto camino en este terreno y muchos son los profesionales que no ignoran las posibilidades que proponen. Este es el caso de Juanma Díaz, profesor de matemáticas y coordinador TIC en el I.E.S Chaves Nogales de Sevilla, quien lleva años otorgándoles un papel clave en sus clases. De este modo, considera que la repetición de ejercicios para la adquisición de procedimientos puede hacerse a través de las aplicaciones interactivas que ofrecen muchas páginas web y portales educativos centrados en la educación matemática.

Por otro lado, asegura que también son interesantes para facilitar el trabajo colaborativo y en grupo en la realización de tareas y trabajos de investigación."Es habitual que al alumnado le parezca complicado la resolución de problemas, de ahí que sea frecuente para quienes enseñamos esta materia escuchar frases del tipo: “es que no sé ni cómo empezar”, “a mí los problemas no me salen”, “yo nunca soy capaz de plantear un problema a partir de los datos”; por eso el trabajo cooperativo puede favorecer la búsqueda de soluciones en equipo, entre iguales y donde el profesor actúe siempre como guía" señala Díaz.

En este ámbito destaca el uso de las aplicaciones de G Suite (Google Apps para Educación). En el IES Chaves Nogales −donde cada alumno/a y cada profesor/a tiene su cuenta corporativa que le permite usar todas las aplicaciones que Google pone a disposición del mundo educativo de forma gratuita (Gmail, Drive, Calendar, Classroom, Site...) − llevan ya 5 cursos empleándolas.

Otra de las ventajas del uso de las TIC que encuentra este docente es que facilitan la atención a la diversidad del aula "algo de lo más complicado cuando se tienen 30 alumnos y alumnas en un grupo de ESO, cada uno con intereses, actitudes y capacidades distintos".

Asimismo pueden servir para generar un cierto estímulo en los estudiantes que a priori no están tan interesados por la asignatura. Sin embargo, Juanma Díaz insiste en que para ello hay que trabajar otro tipo de actividades y tareas más motivadoras "algo que también exige un esfuerzo extra por parte del profesorado". En el caso del centro en el que trabaja, se ha creado una optativa de libre configuración en 1º de ESO llamada “Taller de Matemáticas con las TIC”, donde tratan de que el alumnado aprenda álgebra, geometría y funciones y estadística de una manera divertida. Aquí no faltan las tabletas, los ordenadores ni la pizarra digital e incluso cuentan con un blog en el que vuelcan diferentes actividades elaboradas en clase.

Para que la integración de estas tecnologías sea efectiva y completa, las aulas deben estar equipadas. Sin embargo, tras la desaparición del programa Escuela TIC 2.0, la cantidad de dispositivos para uso del alumnado se ha reducido drásticamente, lo que hace que desde los centros que apuestan por su uso tengan que buscar otros remedios. Es por ello que en el IES Chaves Nogales se aplica la medida BYOD (Bring Your Own Device – Trae tu propio dispositivo), con las ventajas e inconvenientes que esto conlleva. Para el profesor Díaz, resaltan sobre todo las primeras pero avisa de tres posibles problemas: hacer un mal uso de ellas, que sirvan de distracción y la posible adicción. "Aquí tenemos trabajo el profesorado y las familias. Las prohibiciones no son buenas, pues muchas veces se obtiene el efecto contrario y hacen aquello que no queremos a escondidas. No se trata de demonizar Internet, sino de apostar por educar en el uso, por establecer reglas y normas, por hacerles ver lo que está bien y lo que está mal, por fijar horarios de uso, por acompañarles…".

Para Juanma Díaz, otra opción para mejorar con en la aplicación de las TIC en el aula es complementar el resto de recursos con dispositivos tipo chromebooks, algo que hasta el momento es inaccesible para las escuelas. Ante esto, el profesor piensa que "una solución sería que se cambiaran las instrucciones del Programa de Gratuidad de Libros y se permitieran a los centros elegir si desean libros de texto o si prefieren apostar por el uso de dispositivos y aprovechar los recursos de la red".

No obstante, la fuerte irrupción de las TIC en todos los ámbitos de la vida no debe ser sinónimo de abandonar por completo los métodos tradicionales de la pizarra, el lápiz y el papel. Estas son unas herramientas más a la disposición de profesores y alumnos. Asimismo, tal y como explica Juanma Díaz, no basta con su presencia en clase, sino que han de venir acompañadas de una metodología adecuada, "más participativa y en la que el alumnado sea el principal protagonista de su propio aprendizaje. En definitiva, una nueva forma de enseñar y de que los estudiantes aprendan acorde con los tiempos que corren".





También te puede interesar

0 comentarios

Colabora