El método Montessori en España: Sevilla Montessori School y CEIP Clara Campoamor

abril 13, 2017 | Publicado por: Unknown


El método educativo Montessori debe su nombre a la educadora y médico italiana María Montessori, quién, a finales del siglo XIX y principios del XX, comenzó sus estudios centrándose en el desarrollo de niños con trastornos mentales y con necesidades especiales. Estas investigaciones acabaron desembocando en su libro El método Montessori (1912), en el que recoge como puede esta enseñanza alternativa ayudar a cualquier niño a obtener un desarrollo integral, logrando así un máximo grado en sus capacidades intelectuales, físicas y espirituales. Este sistema empezó a expandirse por Italia y por otros países europeos rápidamente pero no llegó a España hasta 1973, año en el que se inició un movimiento de renovación pedagógica especialmente sensibilizado con la Metodología Montessori. A partir de entonces se fundó en Madrid la Asociación Montessori Española (AME) y, más tarde, en 1997, el CCE Montessori-Palau de Girona se convirtió en el primer centro educativo de España implantar el método de la Dra. Montessori. 

Aunque lo cierto es que nuestro país, comparado con otros como Italia u Holanda, no cuenta apenas con colegios que apliquen esta metodología. Por ello, son muchos los padres que desconocen esta alternativa, pero, lentamente, parece que el sistema educativo de la doctora italiana va ganando fuerza en España.  “Iniciamos con un pequeño centro y ahora, debido a la gran acogida que hemos tenido, hemos decidido dar el cambio al colegio”, se alegra el equipo del Sevilla Montessori School. “La gran mayoría de las familias que acuden a nuestro centro conoce la pedagogía puesto que en sus países de origen hay colegios que la llevan a cabo”, no obstante, “cada vez tenemos más familias españolas que conocen y que están muy implicadas con este estilo de enseñanza para sus hijos”. Pero, además, la enseñanza Montessori ha logrado penetrar en colegios públicos como el CEIP Clara Campoamor, en el que Carmen Sánchez Martínez lleva trabajando esta metodología desde hace dos años y medio. "Las familias están encantadas con el cambio. Ven que sus hijos aprenden de forma natural y feliz, están totalmente implicadas en el proceso de aprendizaje y desarrollo de sus hijos"

El Sevilla Montessori School (antiguo Centro Infantil Montessori Sevilla) es el primer centro de pedagogía Montessori sevillano. Fue fundado por la psicóloga infantil Carmen Sánchez Sánchez, quien tuvo la oportunidad de conocer diferentes ámbitos educativos y psicológicos en sus estancias en distintas partes del mundo: Francia, Italia, Suiza... Esta experiencia le llevó a comprender la importancia de adaptar el ritmo de aprendizaje a todos los niños y no solo a un tipo de alumno en concreto. Así que, aprovechando su tiempo de aprendizaje en Suiza, decidió visitar escuelas Montessori para sumergirse más a fondo en el método. Desde ese momento se formó en ella con la Asociación Montessori Internacional (AMI) y con International Montessori Institute (IMI) para crear este proyecto junto con su indispensable equipo.

“En los ambientes Montessori se trabajan las habilidades sociales y la disciplina positiva con la idea de que los niños tengan más recursos el día de mañana al enfrentarse al mundo de adultos”, señala el equipo del antiguo CIMS. Y es que este método trae consigo múltiples beneficios como que, “al tener mezcla de edades, se favorece el aprendizaje basado en el ritmo del niño”. Esta pedagogía intenta satisfacer las necesidades psíquicas del pequeño utilizando los materiales adecuados para su desarrollo, siendo el niño así un “actor” activo. De este modo, son ellos quienes deciden cómo quieren aprender. “El rol del maestro, Guía, es pasivo, orientando al niño en su proceso integral de aprendizaje”, explican los docentes del SMS. Por ello,para trabajar en nuestro equipo es imprescindible tener titulación Montessori” y, sobre todo, “lo principal es que crea en la pedagogía y que tenga vocación”. 

"Los niños aprenden más de lo que dice el currículo, hay niños en clase que con cuatro años están haciendo análisis sintáctico de frases, identificando el sustantivo..." se fascina, por su parte, Carmen Martínez. Esta educación tan personalizada beneficia sobre todo a aquellos pequeños con necesidades especiales puesto que no son ellos los que se adaptan a una metodología "igual" para todos, sino que avanzan según su nivel. De hecho, María Montessori lo implantó primero con este tipo de niños  y consiguió que aprobasen las pruebas estandarizadas para niños considerados normales. "A partir de los resultados obtenidos fue por lo que el método se extendió a todos los niños y niñas", explica la docente del colegio público. "Se trata de una filosofía de vida, no solo de una forma de enseñar y de aprender", añade. Por otro lado, reconoce también que este tipo de método educativo exige más trabajo y dedicación por parte del maestro que una pedagogía tradicional. "Aunque tengo claro que a día de hoy me sigue compensando ese esfuerzo", concluye la trabajadora del CEIP Clara Campoamor de Bormujos.

El área de lenguaje, en la que se encuentran, entre otros materiales, libros en inglés; el área de vida práctica, compuesta por diversos objetos de la vida cotidiana; y el área sensorial, que cuenta con distintos materiales basados en la metodología de la doctora italiana; son los espacios del colegio Sevilla Montessori School que crean un ambiente ideal para pequeños de cero a tres años. A estas zonas, el CEIP Clara Campoamor ha añadido el área de matemáticas y y el área comisca, en las que también "se usan materiales oficiales y homologados comprados en páginas oficiales". Estos ambientes preparados parecen encantar a los niños y despertar en ellos la curiosidad por aprender. Además, la atención personalizada que reciben hace que la actitud de los infantes sea bastante positiva y que acudan al centro con una sonrisa, costándoles incluso abandonarlo horas después. Es probable que sea esto último lo que, cada vez más, ánima a los padres a interesarse sobre el Método Montessori. Al fin y al cabo, “las familias buscan un cambio, necesitan ver a sus hijos motivados a la hora de ir a la escuela”.

También te puede interesar

0 comentarios

Colabora