Navidad, Navidad... dulce y accesible Navidad

diciembre 19, 2017 | Publicado por: Antonio Federero

A más de uno se le aflojan las piernas conforme se van acercando las últimas semanas del año y las primeras del siguiente. La clásica cuesta de enero se ha alargado para casi todos los bolsillos y pocos dudan de que ahora empieza en diciembre. Cenas, celebraciones, regalos o compromisos tienen la culpa de que la Navidad sea temida como a una vara verde, máxime cuando la crisis sigue dando sus coletazos. Pero que nadie se preocupe. Aquí el que no se divierte es porque quiere, como ya quedó demostrado en nuestro anterior artículo, y que se corrobora en los próximos párrafos. Si la intención es disfrutar sin abrir la cartera o haciéndolo lo menos posible, nuestra ciudad ofrece múltiples y variadas alternativas gratuitas para que las vacaciones invernales sean cosa de todos y para todos. Espectáculos, exposiciones, talleres, mercadillos... Pasen y vean cómo el espíritu navideño puede llegar a todas las familias sevillanas.

UN PASEO POR EL CENTRO
Pasear. ¿Puede haber algo tan fácil de hacer como placentero? Dejar que las calles te lleven en Navidad es una delicia, pero si además hablamos del centro histórico de Sevilla, el gusto se multiplica. Como viene siendo habitual, la ciudad se ha engalanado para la ocasión y más de 250 vías lucen una bonita decoración basada en una llamativa iluminación. La Plaza de San Francisco y sus cinco esferas nos regalan todas las tardes un espectáculo audiovisual; el olor a castañas asadas impregna Sierpres y Tetuán y sus variados escaparates; en la avenida de la Constitución los clásicos mimos y cantantes ambulantes comparten espacio con afinados y solidarios coros de villancicos; un laberinto de color y una gran bola de nieve le darán vida a la ya de por sí ambientada Alameda de Hércules... Pero, ojo. Son días de mucho trasiego de personal y no es descabellado encontrarse en un punto que no deja ir ni hacia adelante ni hacia atrás. Evite las bullas y las calles estrechas. Un buen lugar para coger aire es la Plaza de la Encarnación, las llamadas 'Setas', con pasacalles y mercadillos incluidos.

BELENES, CARTEROS REALES Y PAPÁ NOEL
Un belén no es sólo la representación de un pasaje histórico. Es verdad que, en cierto modo, es lo que le da sentido a la Navidad, pero también es una obra de artesanía, escultura y figuración. Y en Sevilla los hay realmente bonitos. De acceso gratuito los tenemos en la Sala Murillo de la Fundación Cajasol, en el Palacio de los Marqueses de La Algaba, el del arquillo del ayuntamiento o los singulares belenes de Playmobil del Ateneo de Sevilla y de LaCaixa de Sierpes. En cuanto al de El Corte Inglés de la Plaza del Duque, este año se ha optado por La Fábrica de los Dulces, unos simpáticos muñecos con vida propia dignos de ver. Los Reyes Magos también son protagonistas en la cuestión belenística, y por si la fantástica Cabalgata del 5 de enero aún la vemos lejos, podemos saciar nuestras ansias de altezas de Oriente con los diferentes carteros reales, como el de la jaima de la Fundación Cajasol o el de la Catedral, y sin hacerle ascos ni mucho menos a Papá Noel, presente en diversos centros comerciales.

MERCADILLOS Y ÁRBOLES GIGANTES
Otro elemento indispensable en estas fechas es el árbol de Navidad. Plaza de Cuba, Puerta de Jerez y San Justa son enclaves de paso obligado para los amantes del 'selfie', con vistosas estructuras gigantes y transitables que ganan en atracción por la noche con su iluminación. Y da igual que sean la luna o el sol testigos de dejarnos perder por los muchos mercadillos navideños que hay en Sevilla. El de artesanía de la Plaza Nueva, la Feria del Belén de la avenida de la Constitución (conviene visitarlo este año puesto que para el próximo podría no ubicarse ya en el mismo sitio) o los del muelle de Nueva York, Nervión Plaza y Centro Comercial Los Arcos son buenas opciones para pasar la tarde y provocar el deleite de nuestros cinco sentidos.

BIBLIOTECAS, EXPOSICIONES... Y MÁS ENTRETENIMIENTO
El encanto de una biblioteca, sobre todo en invierno, es irresistible. Estos espacios también guardan actividades al alcance de todos, como son los cuentacuentos de la Biblioteca Pública Infanta Elena, junto al parque de María Luisa, así como el amplísimo catálogo de libros con los que soltar la imaginación. Algunas de estas bibliotecas también posibilitan contemplar exposiciones de cuadros y fotografías, caso de la de San Julián. Y de fotografía, precisamente, son los rincones de los Reales Alcázares, donde se realizarán actividades educativas y recreativas para los más pequeños en sesiones matinales. Cabe recordar que el acceso al recinto para los residentes en Sevilla es totalmente gratuito, así que la conjunción de historia, cultura, arte, naturaleza y entretenimiento es, sencillamente, inmejorable. También hay lugar para la música, como no podía ser de otra manera, con los conciertos Rockarround en los camiones de Lipasam, que también organiza talleres medioambientales. Y para la creatividad, como es el caso del Espacio Turina, con laboratorios para niños para hacer fotografías, dibujar y bailar.

Lo dicho. Sevilla en Navidad es sinónimo de disfrute. Y si, además, la economía no se ve resentida, una doble satisfacción que merece la pena aprovechar. ¡Felices fiestas a todos!

También te puede interesar

0 comentarios

Colabora